Imprimir
Categoría: ADN
Visto: 9439

ivic.ve

Fecha: 25-03-2009 Revision: 28/03/2009

 

Imagen:  Separación ADN (United States Department of Energy)

 

Miles de personas son vendidas anualmente alrededor del mundo debido a esta práctica delictiva

Con el ADN es posible prevenir el tráfico de seres humanos

 

 

 

¿Cómo una muestra de ADN procesada en el laboratorio es capaz de prevenir el tráfico de seres humanos a escala internacional? El uso de esta molécula de doble hélice para combatir el crimen organizado no sólo es posible sino que ya es un hecho.

 

Así lo afirmó José Antonio Lorente, profesor titular del Departamento de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Granada (España), ex director científico del proyecto de identificación genética de los restos de Cristóbal Colón y analista forense de Francisco de Miranda, durante una conferencia ofrecida recientemente en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) en el marco del décimo aniversario del Centro de Secuenciación y Análisis de Ácidos Nucleicos (CeSAAN).

 

El procedimiento consiste en identificar genéticamente a personas desaparecidas y confirmar la paternidad de los niños dados en adopción con sus respectivos padres biológicos, con el fin de crear una base de datos que permita cruzar la información contenida en dichas secciones de ácido desoxirribonucleico, compararla con la data de familiares y anticiparse a futuros delitos. Lorente desarrolla esta labor desde los programas PHOENIX, de Identificación Genética de Personas Desaparecidas, y PROKIDDS, de Identificación Genética de Menores Desaparecidos y contra el Tráfico de Seres Humanos, de los cuales es director científico y propulsor.

 

Según el analista forense, de 1.200 cadáveres de personas desaparecidas en España se han identificado más de 270 a través del cruce de datos de ADN de las víctimas con los de sus familiares.

 

“En todos los países del mundo hay personas desaparecidas, miles ocurren anualmente. El tráfico de drogas ocupa el primer lugar, pero hoy día no sabemos si el tráfico de niños supera al de armas. Con el ADN podemos prevenir este delito” dijo Lorente. La trata de niños se emplea para múltiples fines: pedir limosna, comercio de mercancías, asuntos laborales y de índole sexual.

 

La idea, en el futuro, es que se realice sistemáticamente la identificación genética de todos los niños adoptados e incluso de los que se dispongan a viajar fuera de sus países de origen, con el apoyo internacional de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el gobierno español. “No se evitaría el tráfico de niños pero se puede hacer más difícil” insistió.

 

Otras aplicaciones del ADN

 

El ADN también ha servido como evidencia para exonerar de crímenes a personas que fueron condenadas a prisión sin los chequeos sanguíneos de rigor, como lo demuestra el Programa de Identificación Genética de Detenidos Desaparecidos en Chile, en colaboración con el Servicio Médico Legal y el Ministerio de Justicia de Chile, del cual Lorente es director científico. Cientos de personas han salido de la cárcel gracias a esta técnica.

 

Otras de las bondades del ADN es su utilidad médica en la prevención, diagnóstico, pronóstico y tratamiento terapéutico de numerosas enfermedades. “La sociedad debe saber los alcances de la investigación científica, Las leyes pueden cambiarse en cualquier momento, pero la ética y la moral no, por eso importan mucho”.

 

Lorente informó que para el año 2010 se espera culminar la infraestructura de GENYO, el Centro Pfizer-Universidad de Granada-Junta de Andalucía de Genómica y Oncología, donde se llevarán a cabo estudios de variabilidad genética, oncología, farmacogenética (estudio de los genes individuales y su respuesta a medicamentos) y farmacogenómica (estudio de la totalidad de genes farmacológicamente relevantes para una determinada patología). Explicó que la tendencia mundial es hacer investigación traslacional, es decir, con aplicaciones a corto plazo que beneficien tanto al paciente como a sus familiares.

 

Casos históricos

 

Entre los trabajos más recientes de José Antonio Lorente destacan los análisis efectuados a los restos fósiles de personajes históricos, entre los cuales figuran Cristóbal Colón y Francisco de Miranda.

 

Con Cristóbal Colón se presentaron algunos inconvenientes en cuanto a la ubicación exacta de los huesos del almirante y sus orígenes verdaderos. Oficialmente, hay dos lugares donde está enterrado: Santo Domingo (República Dominicana) y la Catedral de Sevilla (España). “Los resultados de los análisis genético, antropológico y edafológico indican que los restos verdaderos son los que están en Sevilla, aunque ahí no está el esqueleto completo. Ahora estamos tratando de saber algo sobre sus orígenes, existe la disputa internacional porque muchos aceptan, incluso yo, que Colón era italiano, pero hay muchas dudas, y sobre eso estamos trabajando” dijo.

 

Los huesos del Generalísimo Francisco de Miranda fueron encontrados en un baúl de madera junto con decenas de fragmentos óseos de otras personas, los cuales están siendo analizados en la Universidad de Granada. “Estamos colaborando con la identificación, todavía no hay coincidencia de ADN pero si los huesos están ahí, los vamos a encontrar”.

 

 

 

Fecha de Publicación: 25-03-2009

Fecha de Revisión: 28/03/2009 

Texto: Vanessa Ortiz Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: ivic.ve

Enlace: http://www.ivic.ve/bitacora/?mod=articulo.php&id=1131#