Imprimir
Categoría: ADN
Visto: 16572



En los últimos quince años, la tecnología del ADN forense ha tenido un impacto increíble en un número de aéreas. Esto  ha cambiado mucho con respecto a los sistemas de justicia penal en todo el mundo.  Cambiando nuestra visión de los estados de limitaciones, pudiendo hacer formalmente, y determinar ahora los limites de tiempo sobre la base de lo que es científicamente posible. Ha cambiado nuestra visión de los viejos crímenes sin resolver, ya han dando vida de nuevo a los casos que se pensaban sin solución. Ha cambiado nuestra creencia en la fiabilidad de nuestro sistema judicial a través de exoneraciones postconviccion.  Esta tecnología se ha convertido en la fuente principal de identificación en catástrofes en masa. Incluso ha creado un género de series de televisión.

Pero por todos sus beneficios y efectos positivos, el ADN y la ciencia forense en general ha sido lamentablemente subutilizados en una zona donde podía ser más poderosa - la comisión de la violación en masa y el asalto sexual como un arma de guerra y represión.

Existen numerosas razones y las perspectivas que abogan por un mayor uso de la tecnología del ADN en este ámbito. Desde una perspectiva puramente humanitaria, el ADN puede informar a las familias de los fallecidos del destino de sus seres queridos y facilitar el cierre del caso.
Tenemos el enorme valor de este en el contexto de la Comisión Internacional sobre Desaparecidos http://www.ic-mp.org/ , y todo lo sucedido en los conflictos en los Balcanes.

Y para las víctimas que sobreviven de la violación y asalto sexual, el ADN provee la afirmación y el soporte para su historia. Desde la perspectiva jurídica, el ADN es una poderosa evidencia, admisible en casi todas las jurisdicciones, que puede dar lugar a la condena de los responsables de atrocidades. Y desde el punto de vista de la prevención de futuros crímenes de este tipo, la documentación forense y su posterior enjuiciamiento puede empezar a limitar la impunidad con que estos delitos se cometen. Eventualmente, estos crímenes podrían ser menos atractivos como armas de guerra ya que quienes los comenten puedan ser considerados responsables de sus acciones.

Ejemplos del impacto de la tecnología del ADN en este contexto existen, aunque todos ellos son muy pocos. Fue sólo después de las pruebas de ADN de la Comisión Internacional sobre Desaparecidos que la República de Srpska fue obligada a admitir no sólo que el genocidio se han producido, pero que sus fuerzas habían participado en las matanzas en Srebrenica y sus alrededores en julio de 1995. Como resultado de ello, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia fue capaz de emitir cientos de acusaciones relacionadas con los asesinatos. En otras palabras, las pruebas de ADN forzado una entidad nacional a aceptar la responsabilidad de genocidio - la prueba de que los individuos y las naciones pueden ser considerados responsables de la violencia a gran escala, y permiten que los forenses puedan proporcionar las pruebas necesarias.

Mientras que  la Comisión de Derechos Humanos y otros organismos se enfrentan di a dia a violaciones de los derechos humanos, estos han hecho énfasis repetidamente de la importancia de una adecuada investigación médico-legal en muertes donde hay indicios de  violaciones de los derechos humanos, hay una falta de servicios adecuados de investigación forense. Mientras  un terremoto en la Ciudad de Mexico puede dar lugar a cincuenta búsquedas  y los rescate caninos arriben en las siguientes 24 horas, los informes de cientos de mujeres y niños que son violadas en África - o en cualquier parte – todo falla al no reunir los recursos y el poder de usar nuestras más importantes tecnologías para solucionar crimines.

Un ejemplo de lo posible: KENIA
A finales de diciembre de 2007, en Kenia estalló, la violencia generalizada y las denuncias de graves violaciones de los derechos humanos tras el anuncio de los resultados de las elecciones presidenciales celebradas el 27 de diciembre. Si bien muchos alegan que la violencia fue una reacción espontánea a los resultados de las elecciones, la Oficina de las Naciones Unidas del Alto Comisionado para los Derechos Humanos Misión concluyó en un informe titulado "Report from OHCHR Fact-Finding Mission to Kenya, 6-28 February 2008", que los patrones de violencia variaron de una región a otra, dependiendo principalmente de la dinámica de una  región especifica.

Hay tres modalidades de violencia identificadas:
1) La quema y el saqueo de tiendas, casas y comercios en los barrios marginales de Nairobi y Kisumu por grupos de jóvenes, que parece espontáneo a la mayoría de los observadores.
2) Las comunidades de pequeños agricultores y titulares de las tierras fueron el objetivo, ya que eran percibidos de ser partidarios del Gobierno en el Valle del Rift. Las evidencias sugieren que la violencia fue parcialmente organizada por políticos locales y / o los líderes tradicionales que buscaban resolver una lista de quejas de mucho tiempo sobre la tierra y otras discriminaciones reales y percibidas.
3) las violentas represalias dirigidas principalmente a las comunidades de trabajadores migrantes que eran percibidos como partidarios de la oposición y fueron presuntamente llevados a cabo por el Gobierno y sus milicias de sus partidarios principalmente en la zona de Nakuru, Naivasha, Provincia Central, y en los suburbios de Nairobi.

En total, la violencia dio lugar a más de mil muertos, cientos de miles de personas se vieron obligados a huir, y decenas de miles de hogares, tiendas, y las empresas están destruidos y saqueados. Se estima que más de 1200 mujeres fueron violadas y mas de 500 muertas.
El mayor desafío que se enfrenta será que algunas de las personas involucradas en los recientes y últimos episodios de violencia por motivos políticos actualmente ocupar cargos públicos. Con el fin de Kenia a tener un nuevo comienzo, es imperativo agarrar a cada autor responsable de sus actuales y anteriores episodios de violencia. Sin embargo, la mayoría de las víctimas tienen miedo de denunciar estos delitos porque tienen poca confianza en la capacidad de hacer cumplir la ley para enjuiciar a los autores. La crisis actual ha puesto de manifiesto las graves limitaciones de la capacidad forense de Kenya, especialmente en el área de patología.

Afortunadamente, en un ejemplo de potenciar el poder de la tecnología de ADN, el CSI de Nairobi  y el Hospital de Mujeres de Kenia se han comprometido a utilizar ADN para apoyar a estas víctimas y, en última instancia para juzgar estos crímenes. Obtener la ayuda de Bode Technology, las autoridades de Kenya ha usado el outsourcing  en muestras de ADN a los Estados Unidos para desarrollar los perfiles con los cuales esperan como última instancia, identificar algunos de los delincuentes. Esa contratación externa con las muestras, es mas frecuente a ser usada por los modernos organismos encargados de hacer cumplir la ley en todo el mundo, es un ejemplo no sólo de lo que es posible pero de lo que podemos esperar.

Chris Asplen es un ex Fiscal Auxiliar de EE.UU. y fiscal local especializado en la persecución de los delitos sexuales y maltrato infantil. También fue anteriormente el Director Ejecutivo de la Comisión Nacional sobre el Futuro de la prueba del ADN para el Departamento de Justicia de EE.UU.  y Director de la Unidad de ADN para el Distrito Nacional de la Asociación de Abogados. Actualmente,  es consultor de los entes locales, estatales y los gobiernos extranjeros y organismos encargados de hacer cumplir la ley sobre el uso de tecnología de ADN forenses. Chris también es miembro de Crime Victim Bar Association.

El autor Chris Asplen puede ser contactado en casplen(at)gth-gov.com.

Fuente: http://www.forensicmag.com/articles.asp?pid=209
Traduccion en Version Libre: Miguel Muñoz